La Iglesia Local es el Fundamento del Cuidado de los Miembros

Por Jeremy y Anastasia Thomas, con Mary Tindall

Dios ha quebrantado nuestros corazones para servir a los misioneros ayudando a los miembros. Ambos tuvimos experiencia misionera con Operación Movilización (OM) en su ministerio de barcos – Jeremy en el barco MV Doulos en 2007 y Anastasia en el barco MV Logos Hope de 2014 a 2017. En los barcos conocimos a obreros de más de 50 naciones, todos involucrados en misiones globales. Conocimos a personas de diversos orígenes y culturas con increíbles dones y talentos y una vocación de servir a Dios. Pero algunos de ellos se estaban cansando, agotando, confundiendo y deprimiendo.

Por medio de nuestra experiencia con el ministerio de barcos de OM, Dios nos ha ayudado a darnos cuenta de lo importante que es el cuidado de los miembros para la Gran Comisión. La atención a los miembros satisface las necesidades humanas de conexión, aliento y apoyo de los misioneros, una especie de enfermería espiritual. En 2015, Dios nos llamó a servir a los que sirven, a fortalecerlos, a levantarlos cuando están cansados y a recordarles quiénes son y a qué han sido llamados.

Las agencias misioneras quieren proporcionar cuidados a sus miembros, pero a menudo no tienen los recursos para hacerlo todo ellas mismas. Al escuchar las historias de varios misioneros, descubrimos que muchos esperaban que sus iglesias de origen les ofrecieran más apoyo. Querían que sus iglesias les preguntaran: «¿Cómo te va? ¿Qué está pasando realmente en tu trabajo y en tu vida?». El deseo de nuestro corazón es que la Iglesia asuma un mayor papel en el cuidado de los miembros, no sólo de los trabajadores transculturales, sino como parte esencial de la vida comunitaria que ofrecen todas las iglesias a todos los creyentes.

Creando una cultura de “los Unos a los Otros”

El concepto de cuidado de los miembros no es nuevo. En Hechos, capítulo 2, aprendemos que los creyentes dedicaban tiempo al estudio, la comunión, el cuidado los unos de los otros y de los que estaban fuera de la comunidad, a la oración, a la adoración y al partir el pan. Al hacer estas cosas, ellos se destacaban. De hecho, ¡brillaban! La gente creía en Jesús porque veía que la comunidad era diferente.

Más adelante en la Biblia, leemos sobre los colaboradores de Pablo, entre ellos Tíquico, Onésimo, Bernabé, Epafras, Fortunato, Estéfanas y Acayo. Pablo los llama “siervos fieles del Señor”. Estos hombres servían de enlace entre Pablo y otras comunidades y animaban a otros creyentes. Vinculaban los recursos a las necesidades, asegurándose de que a nadie le faltara de nada – una forma práctica de cuidado, que llamamos enlace. Pablo aprecia el hecho de que Onésimo arriesgara su vida para llevarle a Pablo lo que necesitaba, y Pablo también señala que los corintios compartían generosamente sus recursos con la iglesia de Jerusalén.

Del mismo modo, cuando nos convertimos en hijos en la familia de Cristo, entramos en una comunidad global en la que cuidamos de otros. Jesús dice: “De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros” (Juan 13:35). Este es solo uno de los 59 versículos del Nuevo Testamento que hablan de “los unos a los otros”. La mejor evangelización tiene lugar cuando creamos una cultura que incorpora el concepto de “los unos a los otros”. Cuando creamos esta cultura, podemos experimentar la madurez en Cristo y la alegría de estar en comunidad.

Cuando las iglesias se comprometen a cuidar de sus miembros, están compartiendo el verdadero evangelio desde el principio. El Evangelio no es sólo que Jesús murió por nosotros, sino que el Reino de los Cielos está aquí. Estamos llamados a ser una nación santa de ciudadanos apartados del cielo. Esa es nuestra identidad.

A menudo hablamos de hacer discípulos y dar fruto, lo que sin querer puede crear presión para hacer, hacer, hacer. Pero, por encima de todo, el Evangelio trata de lo que estamos llamados a ser. Las iglesias pueden vivir este evangelio discipulando a los creyentes tan pronto como entregan sus vidas a Cristo y se convierten en parte activa de su cuerpo. Caminar junto a los nuevos creyentes y cuidar de ellos fomenta una hermosa interdependencia, incluso antes de que las personas sean llamadas al ministerio en su país o en el extranjero.

En una encuesta realizada hace unos años, preguntamos: «¿Cómo crees que te cuida tu comunidad? ¿Cómo te sientes cuidado?». Descubrimos que los cristianos se sienten cuidados cuando se les escucha, se les valora y se invierte en ellos. Al igual que necesitamos todo un grupo para educar a un niño, necesitamos toda una comunidad para educar a un cristiano. Antes de iniciar el ministerio, tenemos que aprender a cuidar de los demás y a recibir cuidados en nuestra comunidad. También necesitamos ser humildes y estar abiertos a pedir y recibir atención, porque no podemos dar lo que no recibimos.

Las iglesias que crean intencionadamente espacios para que las personas sean cuidadas y cuiden de los demás desarrollan seguidores de Jesús resilientes. Tanto si son enviados como misioneros como si no, aprenden a demostrar cuidado y pueden hacerlo en cualquier lugar, local o globalmente. También tienen un lugar al que pueden acudir en busca de apoyo y cuidados adicionales cuando los necesitan.

Llevando la luz

Al igual que con otros papeles y funciones en una iglesia, debemos reconocer y valorar el cuidado de los miembros. Todo creyente debe estudiar la Palabra. Pero los pastores y maestros dedican su tiempo, talento y recursos a fomentar el estudio y el discipulado y a ayudar a la gente a profundizar en la Palabra. Aunque todos los miembros de la iglesia alaban al Señor, un equipo de alabanza dirige a la comunidad en este ámbito.

Del mismo modo, todos debemos cuidarnos los unos a los otros, pero también necesitamos personas que inviertan su tiempo, talento y recursos en desarrollar una cultura de cuidado, ánimo y unión, acorde con nuestra cultura y ubicación únicas. Llamamos a estas personas portadores de luz, un término amplio que utilizamos para englobar a los líderes servidores, ayudantes, cuidadores de miembros y cuidadores. Dividimos a los portadores de luz en cuatro funciones o categorías:

  • Patrocinadores, que promueven el cuidado de los miembros por medios como hablar con los líderes, escribir artículos, defender la causa en las redes sociales o dirigir estudios bíblicos sobre el cuidado de los miembros.
  • Coordinadores, que sirven de punto de conexión para las solicitudes de cuidado y conexión de los miembros, para encontrar recursos externos y coordinar los recursos pertinentes para satisfacer las necesidades de los miembros.
  • Facilitadores, que elaboran programas para cuidar a los miembros y establecer vínculos, preparan la estructura necesaria para caminar junto a los miembros de la iglesia y enseñan a los miembros a prestar cuidados.
  • Proveedores, que cuidan y conectan a los miembros individualmente o en pequeños grupos y acompañan a los que reciben cuidados.

Cada una de estas funciones es esencial para crear una cultura de «los unos por los otros» en la iglesia. Algunas personas pueden desempeñar varias funciones como portadores de luz, mientras que otras pueden especializarse en un área. Juntos, proporcionan el alimento espiritual y práctico que los misioneros y todos los miembros de la iglesia necesitan para prosperar en su vocación.

Recursos para las iglesias

¿Cómo pueden las agencias misioneras animar a las iglesias de origen de sus equipos a profundizar y ampliar su atención a los miembros? A menudo pensamos en la analogía de que los padres son los primeros educadores de sus hijos, y cuando envían a un niño a la escuela, siguen siendo padres. Las agencias misioneras son responsables de cuidar y apoyar a los misioneros, pero la iglesia sigue siendo el padre. Animamos a las iglesias a desarrollar un ministerio de cuidado y vinculación si aún no lo han hecho.

Podemos animar y recordar a la iglesia que vea a los misioneros como una extensión de la iglesia en un lugar diferente. Esto se aplica a todos los momentos de la misión: antes de que los misioneros partan, mientras están en el campo misionero y cuando regresan. Tanto las iglesias como los misioneros se benefician de esta relación continua.

Antes de que un misionero parta, animamos a la iglesia a crear un equipo dedicado a cuidar de los miembros. El equipo puede estar formado por tan sólo dos personas, pero su tamaño importa menos que su intencionalidad. Los misioneros deben saber que estos miembros de la iglesia local les visitarán y les ayudarán a satisfacer sus necesidades físicas, mentales, espirituales, emocionales y relacionales. Mientras que otras personas de la iglesia pueden responsabilizar a los misioneros de sus objetivos, este equipo de atención a los miembros se centra en apoyarles y ayudarles a convertirse en lo que Dios quiere que sean.

Las iglesias también pueden tomar medidas para saber quién en la comunidad podría ser una persona adecuada para el trabajo de portador de luz. Quizá algunos de sus miembros sean cuidadores profesionales, como psicólogos, consejeros o terapeutas. Otros miembros pueden tener el don de la escucha activa, la tutoría, la facilitación o la conexión con otros recursos. Debemos utilizar todos estos dones para el cuerpo de Cristo.

También hay muchos recursos disponibles para las iglesias que deseen desarrollar programas de atención a los miembros:

  • DayBreak Academy (daybreak-academy.org) ofrece un programa de un año para que las iglesias desarrollen un ministerio de atención y conexión con los miembros.
  • Nuestro Manual del Portador de Luz (descargable en daybreak-academy.org/resources) ofrece orientaciones prácticas para las iglesias.
  • Here2There (De Aquí a Allá) (here2there.org) ofrece estrategias para ayudar a las iglesias a cuidar de los misioneros.
  • La evaluación S.H.A.P.E. en freeshapetest.com ayuda a las personas a descubrir sus dones y capacidades espirituales para que las iglesias puedan identificar a las personas más adecuadas para cuidar de sus miembros. También disponemos de una versión contextualizada de este test en varios idiomas en nuestro sitio web (daybreak-academy.org/shape-assessment).

A medida que crecemos en nuestro compromiso con el cuidado de los miembros, tenemos mucho que aprender unos de otros sobre la importancia del amor, la unidad y la interdependencia dentro de la iglesia mundial. Nuestro sueño es que la iglesia sea ampliamente reconocida como el lugar donde se atiende a las personas y se proclama el Evangelio a las naciones.

Para ver cumplida la Gran Comisión, necesitamos más trabajadores que sean fuertes, resilientes y no estén solos. Las agencias misioneras y los ministerios están haciendo un trabajo increíble para el reino de Dios, pero la iglesia sigue siendo el principal cuidador del pueblo de Dios. A medida que más iglesias asumen la responsabilidad de cuidar de sus miembros, tenemos la visión de una iglesia mundial que se convierte en la radiante, unida, incontenible y hermosa esposa de Cristo que debería ser.

Los portadores de luz que desean desarrollar la atención a los miembros y la conexión en las comunidades/iglesias cristianas se están conectando a través de la Red Internacional de Portadores de Luz. Los participantes en la red proceden de distintas organizaciones e iglesias de todo el mundo. Puedes unirte a ellos registrándote en https://goo.gl/VgbjMN

Jeremy y Anastasia Thomas ([email protected]) dirigen la DayBreak Academy -que forma a personas para atender a los miembros y establecer conexiones con misioneros, ministros y individuos- desde 2011. Han escrito el Manual del Portador de Luz, una guía para el ministerio de cuidado de los miembros y conexión. Jeremy y Anastasia también coordinan el boletín electrónico de Africa Member Care Network (Red de Cuidado a los Miembros de África). Viven en la isla Mauricio, al este del continente africano.

Mary Tindall ([email protected]) es escritora y editora independiente.