Unidad y Colaboración en la Misión de Dios

Desde el propio nombre se puede saber de qué trata PAAM y a qué se dedica: Panameños Alcanzando Al Mundo. El mundo que PAAM quiere alcanzar es aquel formado por personas que nunca han oído hablar de Jesús. Para hacerlo posible, la propuesta es cooperar con la iglesia para hacer discípulos de Cristo entre los menos alcanzados en todo el mundo. Conozca mejor este trabajo en esta entrevista con Carlos Gómez, director ejecutivo de PAAM:

¿Qué es PAAM y cuál es el enfoque de su trabajo?

PAAM es una agencia misionera, pero preferimos referirnos a ella como una comunidad de discípulos que hacen discípulos de Cristo entre los pueblos menos alcanzados. Esa fue nuestra propuesta desde el principio. PAAM nació en 2006 tras una conferencia en la que unas 60 organizaciones y denominaciones reconocieron que Panamá tenía un potencial misionero muy grande y no estaba teniendo un impacto significativo en misiones. Nuestro enfoque son los pueblos menos alcanzados, es decir, los que están en los más necesitados, hostiles y lejanos lugares del planeta.

¿En qué punto del proceso misionero actúa PAAM?

Trabajamos a lo largo de todo el proceso, desde la movilización en las iglesias para que tomen conciencia de las posibilidades que tienen de implicarse en las misiones, hasta el acompañamiento y cuidado del misionero que está en el campo. Arrancamos con la iglesia en el despertar de los interesados y seguimos ofreciendo formación para los que se sienten llamados, así como para pastores y líderes, y tratamos del envío. Son tres puntos esenciales: conectar, equipar y enviar. Esto implica trabajar juntos, tener una visión clara y una misión compartida, desarrollar el potencial de quienes impulsan la misión y enviar los trabajadores.

¿Así que PAAM dispone de una gran estructura para llevar a cabo un proceso tan complejo?

No, eso no es necesario. Tenemos una base administrativa, pero nada grande. Preferimos trabajar en cooperación y unidad con el cuerpo de Cristo, beneficiándonos mutuamente de lo que el otro hizo o hace. Esto también se aplica al campo de la misión. No necesitamos desarrollar proyectos exclusivos, sino actuar en colaboración con otras organizaciones, integrando actividades complementarias y ofreciendo algo más relevante y consistente a la comunidad a la que servimos.

¿Qué orienta PAAM a quienes aún tienen dudas sobre si deben o no ir a un campo de misión?

Pueden ponerse en contacto con PAAM. Estamos para servirles. Enseguida fijaremos una entrevista con el interesado y su pastor o líder inmediato en la iglesia local, para explicarles el proceso. A medida que avanzamos en el entendimiento, tenemos más en cuenta las necesidades y enfoque personales. Juntos evaluamos diferentes áreas para saber dónde y cómo enfocarnos en la preparación.

Una vez que la persona tiene la convicción de su llamado, ¿qué PAAM le indica que haga?

Cuando ya existe la convicción, hay que evaluar el momento correcto para continuar el proceso, definir con quien podrá servir como misionero transcultural a largo plazo, invertir en capacitación, mentoría y entrenamiento práctico. Algo que también se puede hacer es experimentar en la práctica el trabajo misionero transcultural. A través del PAAM pueden servir de corto plazo en otra cultura, ayudar a otros misioneros en sus proyectos o explorar oportunidades de servicio para el futuro. Es una etapa de exploración, recomendable también a un líder de iglesia que busca integrarse más en la misión de Dios.

Centrándonos en el área del conocimiento, ¿qué cursos y contenidos ofrece PAAM?

Trabajamos con la capacitación de lideres y con la capacitación misionera. La capacitación del liderazgo es direccionada a pastores, líderes, movilizadores, candidatos y misioneros, teniendo como enfoque Biblia, Misiones y Ministerio. En la capacitación misionera partimos del entendimiento que el ministerio fluye de quienes somos. Desde ahí nos enfocamos en ofrecer una capacitación integral para que los obreros tengan vidas fructíferas y ministerios transculturales efectivos. Consideramos seis áreas de formación: el carácter y la vida espiritual, las habilidades y el conocimiento, las relaciones y la adaptación.

¿Cómo organiza PAAM el trabajo a largo plazo en el campo?

Consideramos tres áreas estructurales. Una de ellas es el servicio a la comunidad, a través de proyectos para impulsar la ayuda y el desarrollo de las comunidades donde servimos. Otra área es de acceso a las Escrituras, que considera la traducción de la Biblia en un formato accesible y el uso de las Escrituras. La tercera área es el evangelismo y discipulado, donde desarrollamos movimientos de multiplicadores de discípulos en contextos pioneros.

¿En qué lugares PAAM desarrolla sus actividades?

Estamos sirviendo en 16 comunidades no alcanzadas en el mundo dispersas en 15 naciones de 3 continentes: América, África y Asia. Lo hacemos a través de Redes de Colaboración Misional que incluyen iglesias, denominaciones y agencias misioneras de campo con las que hemos desarrollado alianzas. Nuestro deseo es servir con un nuevo paradigma que ayude a la iglesia a considerar que la meta no es enviar misioneros, la meta es alcanzar comunidades con el evangelio. Para ello, nos enfocamos en la transformación de vidas a través de proyectos de que integren el acceso a las Escrituras, la Evangelización y el discipulado y el desarrollo de Proyectos que ayuden al bienestar de la comunidad.

Para obtener más información, visite el sitio web o el Facebook de PAAM: https://paam.global/ https://www.facebook.com/misioneros.Paam. Los interesados en información más específica pueden escribir a [email protected].